¿Conoces nuestras pruebas de FeLV / FIV en gatos? ¡No dudes en consultarnos!

 En Noticias

El virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) pertenece a la familia Retroviridae, siendo virus de ARN monocatenarios con envoltura.

El FIV se transmite principalmente por mordedura, y tiene un claro tropismo por linfocitos T y macrófagos.

El virus de la leucemia felina (FeLV) pertenece a la familia Retroviridae. La familia de los retrovirus se caracteriza por la transcriptasa inversa y, en ocasiones, su potencial oncogénico. La transcriptasa inversa “transcribe” el ARN del virus en ADNc, que luego se integra en el genoma de las células del hospedador. De esta manera, se crea el provirus, que puede permanecer como parte permanente del genoma, siendo responsable de las infecciones en su mayoría persistentes.

El FeLV se transmite directamente de un gato a otro, siendo la principal fuente de transmisión, la saliva. Las lesiones por mordedura representan un gran potencial de transmisión ya que la saliva puede llegar directamente al torrente sanguíneo.

En la mayoría de casos, el signo clínico más evidente es la infección orofaríngea en el gato. El virus penetra en mucosas y en dos días se multiplica, así como en amígdalas y ganglios linfáticos retrofaríngeos. A través de linfocitos y monocitos infectados, el virus llega al torrente sanguíneo y luego a médula ósea transcurridos aproximadamente doce días.

En gatos infectados con FeLV, se desarrolla infección transitoria con viremia corta en aproximadamente el 45% de los casos. El sistema inmunológico puede eliminar el virus.

En aproximadamente el 30% de las infecciones existe una respuesta inmune suficiente para prevenir la replicación del virus, pero la eliminación del virus no es posible, por lo que se produce una infección latente.

Otros problemas concomitantes como enfermedades infecciosas o el estrés pueden provocar la reactivación de la viremia. En todos los demás casos, se produce una infección persistente que generalmente da como resultado un curso grave y breve de la enfermedad. Las principales consecuencias de la infección incluyen daño orgánico debido a la replicación del virus, principalmente, una depresión de la médula ósea asociada a FeLV.

Se produce anemia en casi el 50% de los gatos infectados con FeLV y aproximadamente es la causa del fallecimiento del 8% de ellos. Se trata de una anemia predominantemente aplásica causada por eritropoyesis alterada. Las infecciones por FIV también se asocian con leucosis linfoide o leucopenia.

 

Les recordamos que en Laboklin , podrá consultar todas sus dudas sobre medicina felina con nuestro compañero Francesc Marco,  DVM, GPCert (FelP), especialista en medicina felina y un verdadero amante de su trabajo y de poder ayudar al clínico con casos complejos.

 

 

Ante cualquier duda, no duden en contactar con nosotros en el 91 467 15 31. Todo el equipo estaremos encantados de resolver todas sus dudas.